• Daniel Eduardo Arenas

¿Ya tienes un plan B?


No sé si a ustedes les ha pasado que un día se levantan temprano a trabajar y piensas ¿otro día más en ese lugar? porque no te sientes tan conforme ni satisfecho con lo que estás haciendo. Con el tiempo analizamos y empezamos a tener claro que cada día le damos más importancia a nuestros valores, a las habilidades y competencias que tenemos como seres humanos, que tal vez podamos hacer otras actividades que nos hacen sentir útiles, valiosos para la sociedad y para nuestra familia y que ese pequeño mundo laboral de la gran empresa no es suficiente ya, porque queremos volver a ser dueños de nuestro tiempo, de nuestro destino, quizás servir a los demás con un trabajo del cual nosotros estemos orgullosos y que tal vez estemos cambiando vidas.


Y es que nuestra parte laboral está atada a nuestra vida personal, y es por eso que optamos por buscar alternativas en nuestra vida lo que nos lleva a tener un plan B en lo laboral para poder satisfacer también nuestro plano personal, ya que al final estoy seguro que cada uno de nosotros y en algún momento de la vida ha pensado en emprender y dar rienda suelta a esa idea o negocio que en algún momento nos ha quitado el sueño pero que en la mayoría de ocasiones no sabemos cómo empezar.


Todos los seres humanos deberíamos tener este plan B dentro de nuestra vida, porque en cualquier momento se puede presentar una situación y nuestra realidad puede dar un giro inesperado y lo sé porque yo lo he vivido (antes de entrar en esta larga incapacidad estaba a punto de que me despidieran de mi empleo), los cambios no son fáciles pero debemos adaptarnos y dar frente a las nuevas situaciones En mi caso en particular me he dado cuenta que ese plan B no debe estar relacionado con la profesión, porque si somos sinceros un gran porcentaje de las personas escogen su profesión en una época de su vida donde se encuentran confundidas y no conocen realmente su vocación.


Creo firmemente que el plan B debe ser la oportunidad de hacer algo nuevo y diferente en la vida” y en definitiva todo comienza en uno mismo, en enfocarse, proyectarse e identificar cual sería el propósito, al tener esto más claro seguramente todo empezará a fluir, nos va a liberar de sentimientos de frustración personal y profesional, nos va a llevar a vivir en paz, tranquilos, y estaremos lejos de levantarnos cada mañana por obligación sin un propósito.

Al final de cuentas estamos en este mundo para ser felices y desarrollar todo nuestro potencial real, solo por esta razón debemos levantarnos cada mañana a hacer un trabajo con pasión y amor, donde tengamos la posibilidad de impactar muchas vidas de manera positiva, pero ante todo porque nos merecemos todo lo mejor.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo