• Daniel Eduardo Arenas

Siempre habrá una luz al final del túnel

De niños soñamos con ser adultos, no entiendo el porque; lo que no sabemos es que la vida de adulto es por lo general más complicada de lo que creemos y nos va a llevar a experimentar diferentes sensaciones debido a que nuestra vida pasa por diversos periodos y durante ellos acumularemos estrés, cansancio extremo, esto nos lleva a quizás descuidar nuestra alimentación, vivir por espacios de desmotivación, ansiedad o irritabilidad, y todo esto son algunos síntomas que provocan el agotamiento mental.


Y es que en el mundo de hoy es tan común sentirse cansado, estresado y ansioso, por eso el agotamiento mental puede llegar a nosotros a causa de nuestro estilo de vida, porque vivimos con una carga de preocupaciones que muchas veces no sabemos manejarlas, vivimos hiperconectados, puede ser devastador para nuestra salud. Es nuestra responsabilidad como individuos estar atentos y actuar de inmediato, debemos sanar esas heridas emocionales que nos pueden llevar incluso a la muerte.


Cuando nuestra vida se ha convertido en monótona y rutinaria, y vivimos el día a día porque así debe serlo, hemos perdido la ilusión por alcanzar nuestros sueños y nuestras metas cada vez se ven más lejos. No hay nada que te motive y sólo actuamos de manera desalentadora, cansado y sin ánimos. Debemos plantearnos metas a corto plazo que nos motiven y nos hagan sentir bien cuando cumplamos el objetivo.


En más de una ocasión he sufrido de insomnio porque los problemas del día a día no me dejan conciliar el sueño, la mente se activa por las noches y lo único que me provocaba era un sentimiento de impotencia. Lo peor del insomnio es que por más intentos que hiciera nunca llegaba a tener un sueño reparador lo que hacía que mi cuerpo físicamente estuviera agotado. Para poder dejar atrás ese insomnio tuve que cambiar ciertos hábitos como el dejar el los problemas del trabajo fuera de mi casa, por ello jamás hablaba del trabajo en mi casa al punto de no sincronizar el correo del trabajo en mi celular, inicie configurando rutinas en Google home para realizar meditación y escuchar música relajante como sonidos de la naturaleza, música clásica, jazz o cualquier otra que me hiciera descansar. Y esto realmente funciona porque aunque con mi patología actual tengo aún algunos problemas de sueño ahora siento realmente qué descanso y las noches sin poder conciliar el sueño disminuyeron significativamente.


Otro problema que tenía antes era el ser impaciente había perdido la capacidad de esperar algo sin ponerme nervioso, ansioso o que cambiara mi temperamento y no era apto para realizar acciones minuciosas que requieren tiempo y calma, por ejemplo la impaciencia que se nos presenta en un trancón y eso que acá en Pereira son de mentiras al no ser una ciudad tan grande. Pero debemos recordar que todo en la vida se requiere de tiempo, por lo tanto debemos esforzarnos para soportar, aguantar y tolerar; y si te preguntas por que lo se, es muy sencillo llevo prácticamente 2 años de mi vida yendo a citas médicas, exámenes de laboratorio, terapias, juntas médicas etc, todo tiene un tiempo y debemos ser conscientes que todo lleva un ritmo y no podemos acelerarlo.


Por último mi vida cambió drásticamente en dos años y podía estar bien por un tiempo, pero de repente mis ojos se llenaban de lágrimas sin motivo aparente. Quizás porque deseaba ser la persona de antes, vivía frecuentemente anhelando la felicidad con una sensación de tristeza permanente. Mis pensamientos se encontraban en un pasado o en un futuro incierto, que me impiden vivir él aquí y ahora. Incluso lloré algunas veces sin saber el porqué.



Ahora he aprendido a enfocarme en el presente, en las cosas que puedo hacer y tengo, ahora solo me esfuerzo en pensar cosas positivas y comprender que la felicidad ya la tengo aquí y ahora, sin importar que pase hoy y ahora soy una nueva persona, conseguí ser la mejor versión de mi y debo trabajar a diario para ser mejor por mi.


Debemos entender que “Todo en esta vida tiene una solución, excepto la muerte”. Esta frase cobra demasiado sentido cuando nos sentimos devastados, sin ánimos y sin rumbo alguno. Por más que te sea complicada la situación que estemos viviendo siempre vamos a encontrar la respuesta o la solución a las adversidades; recuerda que siempre hay una solución quizás no la hemos visto, pero también debemos entender que no estamos solos, ¡No todo está perdido!


Entradas Recientes

Ver todo

Despidamos el 2020

El 2020 no ha sido un año como ningún otro que hayamos visto. La especie humana fue sorprendida por un enemigo invisible que nos obligó a estar confinados por largos meses al mundo entero, lastimosame

 

©2020 por Tecnovida. Creada con Wix.com