• Daniel Eduardo Arenas

Despidamos el 2020



El 2020 no ha sido un año como ningún otro que hayamos visto. La especie humana fue sorprendida por un enemigo invisible que nos obligó a estar confinados por largos meses al mundo entero, lastimosamente cobrando casi dos millones de vidas alrededor del mundo, hundiendo a la economía en una crisis y colocando a muchos países de rodillas. En el caso de nuestra hermosa Colombia lastimosamente se evidencio las precarias condiciones del sistema de salud a causa de la corrupción, así como las malas condiciones de los empleados de este sector, se perdieron miles de empleos a causa del confinamiento, un gran número de empresas quebraron y el éxodo de migrantes creció.


La pandemia del coronavirus nos recordó lo frágiles que somos los seres humanos y que no importa nuestro credo o estatus social.


Pero a pesar de todas estas circunstancias debemos dar gracias, porque si miramos la Pandemia con otros ojos veremos cosas muy positivas, el teletrabajo que para muchos se convirtió en una bendición, la naturaleza tuvo un respiro de los seres humanos y empezaron a ver especies que se consideraban extintas.


En mi caso en particular le doy gracias porque me permitió pasar mi incapacidad al lado de mi esposa, de mi hermoso hijo y como olvidar a mi hermosa Kolly (nuestra gata), me permitió darme un respiro de las citas médicas, la atención por teleconsulta se volvió una rutina, aunque debo ser sincero también afectó nuestro negocio debido a que estuvo cerrado por varios meses y con gran esfuerzo pudimos ayudar a nuestros empleados y a la fecha los mantenemos porque ellos son una pieza importante, pero también nos impulsó a buscar nuevas fuentes de ingresos y de está manera nació merakionline nuestra tienda en línea (https:www.merakionline.co).


Otra gran bendición fue el que mi esposa pudo mantener su empleo, la fundación frisby también le debemos mucho por su apoyo y colaboración con el estudio de nuestro hijo y qué decir de mi empleador la Universidad Tecnológica de Pereira que nos a apoyado durante todo este proceso de mis incapacidades.


Pero lo más importante es dar gracias por estar vivos a pesar de las dificultades, por poder compartir las fiestas reunidos en familia. El año pasado no tuve la oportunidad de estar con mis padres y mi hermano dadas las circunstancias por las que atravesaba, llevaba sin ver a mis padres casi dos años, la última vez que nos vimos fue en febrero de 2019 en Ibagué, tuve que ir a una cita de especialista y nos encontramos allá. Hoy a pesar de las circunstancias tengo la fortuna de compartir con ellos y con la familia de Caro.


Ahora bien el 2021 nos traerá nuevos desafíos y debemos prepararnos con mayor fortaleza porque no sabemos qué nos deparará el futuro, pero en nosotros está el luchar cada día con amor y entrega por nuestras metas y sueños.


Les deseo a cada uno de ustedes un prospero 2021 lleno de alegría y ante todo de salud para ustedes y todas esas personas que los rodean.


FELIZ AÑO!!!


8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 

©2020 por Tecnovida. Creada con Wix.com