• Daniel Eduardo Arenas

Con soñar no basta


Todos en la vida tenemos sueños y metas, quisiéramos ser exitosos, tener dinero, tener reconocimiento personal, con el tiempo he entendido que se vale soñar pero que no es suficiente, para alcanzar esos sueños se debe construir un plan con una serie de objetivos que nos lleven a materializar esos sueños y se conviertan en metas, los sueños no dejan de ser pensamientos que se convierten en realidades cuando pasamos a la acción a través de pequeñas disciplinas diarias y es ahí donde empezamos ver los frutos.


Por eso los sueños no se cumplen se persiguen, esto lo he aprendido con el tiempo y quizás después de levantarme mañana tras mañana muchas veces aburrido por mi empleo de momento, por mi situación económica o cualquier otra situación que no me hacía sentir bien, ese inconformismo e insatisfacción me enseño que si quiero algo no debo solo soñarlo y planearlo, también debo pasar a la acción dejando atrás los miedos, los no se puede, la zona de confort que tanto nos gusta porque sentimos ansiedad e incertidumbre de hacer algo diferente, dejar atrás nuestro horario de oficina y el salario fijo que llega quincenalmente a nuestra cuenta. Creo que las situaciones y circunstancias por las que he pasado este tiempo me han enseñado tanto, porque puedo decir que gracias a esas enseñanzas de vida me he demostrado a mi mismo que soy más fuerte y que puedo afrontar nuevos retos al lado de la mujer que amo.


Luchar por nuevos sueños es suficiente combustible para seguir adelante y continuar con ACTITUD, tratando de dejar de lado el agobio de mi enfermedad, el dolor que puede llegar a ser insoportable, el que me tiemblen las piernas por estar de pie o tener las manos dormidas, realmente puede llegar a ser muy molesto, pero hoy puedo decir que es posible luchar por perseguir los sueños y convertirlos en realidad, al final el poder de decisión está en nosotros.


No hay una fórmula secreta para el éxito, ni tampoco una misma versión del éxito; cada uno de nosotros tiene una visión de vida y de éxito diferente, la mía se basa en disfrutar a mi familia, verlos felices, compartir cada día con ellos al máximo y tener justo lo que necesito para vivir, mi visión de éxito a cambiado al pasar de los años, Lo importante es saber cambiar las metas a medida que vamos avanzando en el transcurso de nuestras vidas, un día solo tiene 24 horas y el tiempo es oro y es lo único que no podemos recuperar, por lo tanto debemos ser lo más productivos posible y mantener ENFOCADOS en quien quiero ser, la pregunta es ¿ Si estoy en un trabajo que no me hace feliz voy a pensar en ser productivo o en lograr algo?., Seguramente no.


He entendido que no siempre las personas no quieran arriesgarse y quieran seguir en su zona de confort, (estuve mucho tiempo en esa situación) se que no todos tenemos las mismas ambiciones y tanto en la vida como en la democracia cualquier opinión es respetable.


En conclusión lo realmente importante es que seamos felices, que soñemos en grande y empecemos a construir nuestra realidad sin importar lo que piensen los demás, los obstáculos que se presenten, los miedos que tenemos, la vida es demasiada corta para vivir pensando en el que dirán o dejar pasar los días para después arrepentirnos de lo que dejamos de hacer. Debemos vivir y luchar cada día como si fuera el último.


13 vistas0 comentarios